Tener una newsletter se ha puesto de moda. Parece que todos tenemos algo que decir.

En mi caso, siento que mis ilustraciones muchas veces se me quedan cortas para expresar todo lo que me gustaría. Eso siempre me pasa. Siempre creo que debo ser honesta y transparente en todo momento, algo que simplemente ocurre y ni siquiera planeo. Ya a mis 27 años me he dado cuenta que no, no es recomendable hablar siempre de todo a todo el mundo. Pero aquí estoy, con una newsletter con la que quiero contar todo lo que me de la gana, todo lo que encuentre necesario explicar, todo lo que me obsesione. Primer dato sobre mi: la contradicción y yo somos muy buenas amigas.

Segundo dato: me obsesionan muchas cosas. Bueno, me obsesionan pocas pero mucho. A pesar de que nadie me ha pedido que hable de todo eso, para mi ya no importa, siento que quiero contarlo igual. Así que creo que esto va ir un poco así. Sobre mi verborrea y todo aquello de lo que nadie me ha pedido opinión.

Siento que me han hecho mucho daño en estos últimos años, que yo me lo he hecho a mi misma de alguna forma y que estoy tratando de entender los porqués y hacer algo con ellos para ser mejor amiga de mi misma. Algo que creo que estamos intentado un poco todas todo el rato. Escribir(me) me reconcilia un poco conmigo, me calma y me ayuda a entender cómo soy y lo que me gusta. Y me caigo mejor.

Contradicciones tiene la intención de ser un lugar de autocrítica, de descubrimiento, de buscar un lugar entre lo que me gusta pero está mal o entre lo que no gusta pero es verdad. De feminismo y de La Isla de las Tentaciones, del amor y de la cultura pop, del futuro y la ansiedad… Todo lo que pueda inquietarme y apasionarme seguramente acabe en este lugar de Internet. Hablaré de temas que me traen debates conmigo y con mi gente, sobre lo que nos rodea y el momento que estamos viviendo. No sé si para entender todo un poco mejor o complicarlo más. Sea como sea, no quiero ser la única que se exponga, así que intentaré que gente que tiene cosas que decir, las diga y las comparta aquí conmigo.

Quizá esta newsletter solo sea algo para mi misma, aunque reconozco que me gustaría que sirviese para alguien más. Que alguien encontrase verdad en lo que comparto, que le resuene lo que cuento.

Mis ilustraciones siempre estarán muy presentes. Es mi hábitat natural, mi primera y mayor expresión sobre todo lo que me ocurre y siento. Así que espero que, de alguna manera, ellas sirvan de complemento de lo que querré contar.

Comparte conmigo lo que necesites en marinawoolf.info@gmail.com y hablamos 🙂


People

Marina Woolf
Escribo e ilustro desde mi universo de obsesiones y contradicciones en la era del selfcare.